Acompáñanos!

Acompáñanos!
Escuche jueves y viernes "EL CRISTO DE GALILEA" a las 7.30 AM (Hora de México) por http://www.vozdepaz.mx o por http://www.quiereme1440.mx

viernes, 13 de mayo de 2011

Las Resurrecciones (Escatología Bíblica)

LAS RESURRECCIONES

El hombre que muere, ¿volverá a vivir? Todos los días de mi vida esperaré, hasta que llegue mi liberación.

Job 14.14

Definir la resurrección e identificar su naturaleza el tiempo y el orden desde la perspectiva del A.T y N.T y de otros conceptos.

Dar a conocer, las diferentes resurrecciones según la biblia.

Inquietémonos un poco:

·         ¿Qué es resurrección?

·         ¿Cuántas clases de resurrección hay?

DEFINICIÓN

Acción de levantarse de la muerte con un cuerpo físico en el mismo estado previo a la muerte (como en caso de Lázaro y otros), o con un cuerpo nuevo y transformado, como en el caso de Jesús.

OTROS CONCEPTOS

Aunque la creencia en la inmortalidad del alma humana o en la resurrección de ciertos seres divinos formaba parte de algunas religiones antiguas, la creencia en la resurrección de los seres humanos era, en la práctica, desconocida. Sin embargo, se encuentran huellas de esta doctrina, en la religión egipcia, en el zoroastrismo y en el judaísmo.

Hacia el siglo I d.C. la resurrección se había convertido en una doctrina formal de los fariseos y de la mayoría de los judíos, aunque los saduceos dudaban de ella o la negaban abiertamente. En el islam, el Corán sitúa la resurrección de todos los seres humanos en el Día del Juicio Final.

El concepto cristiano de la resurrección debe distinguirse tanto del concepto griego como del judío:

LOS GRIEGOS

Pensaban que el cuerpo era algo que impedía la verdadera vida, y esperaban el momento en que el alma se liberaría de su prisión.

Concebían la vida después de la muerte en función de la inmortalidad del alma, pero rechazaban firmemente toda idea de resurrección (fíjese que son griegos los que en Atenas se burlan de la predicación de Pablo, que incluía el tema de la resurrección. Hch. 17.32).

Los Gnósticos que consideraban la materia como inherentemente mala, naturalmente rechazaban la resurrección.

LOS JUDÍOS

Estaban firmemente persuadidos de los valores del cuerpo, y pensaban que estos no se perderían, por lo que esperaban la resurrección del cuerpo. Pero creían que sería exactamente el mismo cuerpo. Esas son las doctrinas erróneas que trata del desplazar con la verdad el apóstol Pablo en 1 de Corintios 15.

LOS CRISTIANOS

Pensaban que el cuerpo sería resucitado, pero también transformado para convertirse en vehículo adecuado para desarrollar una vida diferente en la era venidera. El concepto cristiano es, por lo tanto, distintivo.

LA RESURRECCIÓN EN EL A.T.

En el Antiguo Testamento, la creencia en la resurrección de los cuerpos al final de los tiempos está basada entre otras citas en estas:

Pero yo sé que mi Redentor  vive, y que al fin se levantará sobre el polvo, y que después de deshecha esta mi piel, en mi carne  he de ver a Dios.

Lo veré por mí mismo; mis ojos lo verán, no los de otro.Pero ahora mi corazón se consume dentro de mí. Job 19: 25-27;

                Tus muertos vivirán; sus cadáveres resucitarán.

¡Despertad y cantad, moradores del polvo!

porque tu rocío es cual rocío de hortalizas,

y la tierra entregará sus muertos. Is. 26.19;

Muchos de los que duermen en el polvo de la tierra

serán despertados: unos para vida eterna,

otros para vergüenza y confusión perpetua. Dn. 12.2.

Esta creencia en el Antiguo Testamento no tiene base alguna en las antiguas religiones de los gentiles, sino en la revelación divina del Dios de Israel.

Una afirmación clara respecto a la resurrección de los muertos antes de los Profetas, la encontramos ya implícita en:

añadió: —Yo soy el Dios de tu padre, el Dios de Abraham, el Dios de Isaac y el Dios de Jacob. Éxodo 3:6; (comparemos este texto con el que usó Jesús para sustentar la doctrina de la resurrección: Entonces respondiendo Jesús, les dijo: —Erráis, ignorando las Escrituras y el poder de Dios, pues en la resurrección ni se casarán ni se darán en casamiento, sino serán como los ángeles de Dios en el cielo. Pero respecto a la resurrección de los muertos, ¿no habéis leído lo que os fue dicho por Dios, cuando afirmó: "Yo soy el Dios de Abraham, el Dios de Isaac y el Dios de Jacob"? Dios no es Dios de muertos, sino de vivos. Mateo 22:29-32)

Los patriarcas esperaban una resurrección:

                porque esperaba la ciudad que tiene fundamentos, cuyo arquitecto y constructor es Dios…

Los que esto dicen, claramente dan a entender que buscan una patria, pues si hubieran estado pensando en aquella de donde salieron, ciertamente tenían tiempo de volver. Pero anhelaban una mejor, esto es, celestial;  por lo cual Dios no se avergüenza de llamarse Dios de ellos, porque les ha preparado una ciudad…

Por la fe Abraham, cuando fue probado, ofreció a Isaac: el que había recibido las promesas, ofrecía su unigénito, habiéndosele dicho: «En Isaac te será llamada descendencia», porque pensaba que Dios es poderoso para levantar aun de entre los muertos, de donde, en sentido figurado, también lo volvió a recibir. (Hebreos 11:10, 16,19).

Cuando los siguientes textos hablan de la liberación del SHEOL se refiere a la resurrección:

                Pero Dios redimirá mi vida del poder del seol,

porque él me tomará consigo. Salmo 49:15;

                Me has guiado según tu consejo,

y después me recibirás en gloria.

                ¿A quién tengo yo en los cielos sino a ti?

Y fuera de ti nada deseo en la tierra. Salmo 73:24-25;

LA RESURRECCIÓN EN EL N.T.

En el Nuevo Testamento, Jesús habló de la resurrección futura para todos, así como de su resurrección específica después de tres días:

De cierto, de cierto os digo: Viene la hora, y ahora es, cuando los muertos oirán la voz del Hijo de Dios, y los que la oigan vivirán. Como el Padre tiene vida en sí mismo, así también ha dado al Hijo el tener vida en sí mismo; y, además, le dio autoridad de hacer juicio, por cuanto es el Hijo del hombre. No os asombréis de esto, porque llegará la hora cuando todos los que están en los sepulcros oirán su voz; y los que hicieron lo bueno saldrán a resurrección de vida; pero los que hicieron lo malo, a resurrección de condenación. Juan 5.25–29

Comenzó a enseñarles que le era necesario al Hijo del hombre padecer mucho, ser desechado por los ancianos, por los principales sacerdotes y por los escribas, ser muerto y resucitar después de tres días. Marcos 8.31

La resurrección de Jesús y la futura resurrección para vida eterna, en el reino de los cielos, constituyeron elementos básicos de la enseñanza apostólica:

viéndolo antes, habló de la resurrección de Cristo, que su alma no fue dejada en el Hades ni su carne vio corrupción. A este Jesús resucitó Dios, de lo cual todos nosotros somos testigos. Hechos 2.31;

Mientras ellos hablaban al pueblo, vinieron sobre ellos los sacerdotes con el jefe de la guardia del Templo y los saduceos, resentidos de que enseñaran al pueblo y anunciaran en Jesús la resurrección de entre los muertos. Hechos 4.2:

Y con gran poder los apóstoles daban testimonio de la resurrección del Señor Jesús, y abundante gracia era sobre todos ellos. Hechos 4: 33;

Quiero conocerlo a él  y el poder de su resurrección, y participar de sus padecimientos hasta llegar a ser semejante a él en su muerte, si es que en alguna manera logro llegar a la resurrección de entre los muertos. Filipenses 3.10–11

En los días de Jesús había diferencia de opinión, respecto a la resurrección aún entre los mismos judíos:

Los Fariseos creían en ella.

Los Saduceos no creían en la resurrección (Aquel día se acercaron a él los saduceos, que dicen que no hay resurrección, Mateo 22:23).

Esa diferencia fue usada por el apóstol Pablo en su defensa pública:

Entonces Pablo, notando que una parte era de saduceos y otra de fariseos, alzó la voz en el Concilio:

—Hermanos, yo soy fariseo, hijo de fariseo; acerca de la esperanza y de la resurrección de los muertos se me juzga.

Cuando dijo esto, se produjo discusión entre los fariseos y los saduceos, y la asamblea se dividió, porque los saduceos dicen que no hay resurrección ni ángel ni espíritu; pero los fariseos afirman que sí existen. Hechos 23.6

La fe de los cristianos en la resurrección de los muertos se basa en el acontecimiento de la resurrección de Cristo, que los apóstoles entendían como testimonio y como garantía de la resurrección de cada individuo.

Cuando Pablo habló de la resurrección en Atenas, se encontró con la burla:

Pero cuando oyeron lo de la resurrección de los muertos, unos se burlaban y otros decían: «Ya te oiremos acerca de esto otra vez». Hechos 17:32

Los apóstatas Himeneo y Fileto tenían un concepto diferente:

Pero evita profanas y vanas palabrerías, porque conducirán más y más a la impiedad y su palabra carcomerá como gangrena. Así aconteció con Himeneo y Fileto, que se desviaron de la verdad diciendo que la resurrección ya se efectuó, y trastornan la fe de algunos. 2ª Timoteo 17:18

Algunos de los Corintios negaban la resurrección:

Pero si se predica que Cristo resucitó de los muertos, ¿cómo dicen algunos entre vosotros que no hay resurrección de muertos?, porque si no hay resurrección de muertos, tampoco Cristo resucitó. 1ª Corintios 15:12-13

LA RESURRECCIÓN DE CRISTO Y LA NUESTRA

Si Cristo no resucitó

Con el uso de seis "si", Pablo explora las consecuencias de la creencia de algunos de los cristianos de Corinto que sostenían que el cuerpo no resucita:

        I.            si se predica que Cristo resucitó de los muertos, ¿cómo dicen algunos entre vosotros que no hay resurrección de muertos? 1 Co 15.12

      II.            si no hay resurrección de muertos, tampoco Cristo resucitó. 1 Co 15.13

    III.            si Cristo no resucitó, vana es entonces nuestra predicación y vana es también vuestra fe. Y somos hallados falsos testigos de Dios, porque hemos testificado que Dios resucitó a Cristo,  al cual no resucitó si en verdad los muertos no resucitan. 1 Co 15.14

    IV.            Si los muertos no resucitan, tampoco Cristo resucitó. 1 Co 15.16

      V.            si Cristo no resucitó, vuestra fe es vana: aún estáis en vuestros pecados. Entonces también los que murieron en Cristo perecieron. 1 Co 15.17 y 18

    VI.            Si solamente para esta vida esperamos en Cristo, somos los más dignos de lástima de todos los hombres. 1 Co 15.19

Pablo ha traído este punto de vista falso a su conclusión lógica. Si no hay resurrección del cuerpo, deberían abandonar la fe.

Si Cristo ha resucitado

Pablo detalla ahora las consecuencias de la resurrección de Cristo.

Pero ahora Cristo ha resucitado de los muertos; primicias de los que murieron es hecho, pues por cuanto la muerte entró por un hombre, también por un hombre la resurrección de los muertos. Así como en Adán todos mueren, también en Cristo todos serán vivificados. Pero cada uno en su debido orden: Cristo, las primicias; luego los que son de Cristo, en su venida. Luego el fin, cuando entregue el Reino al Dios y Padre, cuando haya suprimido todo dominio, toda autoridad y todo poder. 

Preciso es que él reine hasta que haya puesto a todos sus enemigos debajo de sus pies. 1 Co 15.20

Las primicias de una cosecha muestran que hay mucho más por cosechar.

La doctrina cristiana relativa a la resurrección se basa en varios pasajes ampliados del Nuevo Testamento. En ellos, la resurrección de los muertos se atribuye al mismo Cristo, que completará así su obra de redención de la especie humana.

Finalmente todos los muertos resucitarán para ser juzgados.

NATURALEZA DE LA RESURRECCIÓN

A Cristo se le llama las primicias de la resurrección, y el primogénito de los muertos:

el primogénito de entre los muertos, para que en todo tenga la preeminencia. Colosenses 1:18;

y de Jesucristo, el testigo fiel, el primogénito de los muertos y el soberano de los reyes de la tierra.  Al que nos ama, nos ha lavado de nuestros pecados con su sangre. Apocalipsis 1:5

Esto implica que la resurrección del pueblo de Dios será semejante a la de su celestial Señor:

        Corporal, y la de ellos tendrá que ser de la misma clase.

        La redención obrada por Cristo incluye también la del cuerpo:

Y no solo ella, sino que también nosotros mismos, que tenemos las primicias  del Espíritu, nosotros también gemimos dentro de nosotros mismos, esperando la adopción, la redención de nuestro cuerpo. Ro 8.23

        Los cuerpos serán levantados:

Y si el Espíritu de aquel que levantó de los muertos a Jesús está en vosotros, el que levantó de los muertos a Cristo Jesús vivificará también vuestros cuerpos mortales por su Espíritu que está en vosotros. Ro 8.11

Así que habrá una resurrección literal del cuerpo.

Para los creyentes en Cristo Jesús la resurrección significa entonces:

        La redención del cuerpo.

        La entrada a la vida perfecta.

        La perfecta comunión con Dios.

        La bienaventuranza de la inmortalidad.

EL ORDEN DE LAS RESURRECCIONES

Las resurrecciones se clasifican en:

Primera resurrección

La resurrección de vida o de los justos:

Cuando hagas banquete, llama a los pobres, a los mancos, a los cojos y a los ciegos; y serás bienaventurado, porque ellos no te pueden recompensar, pero te será recompensado en la resurrección de los justos. Lucas 14:13;

y los que hicieron lo bueno saldrán a resurrección de vida; pero los que hicieron lo malo, a resurrección de condenación. Juan. 5:29

Esta resurrección incluirá varios grupos:

Ø  Cristo las primicias.

Ø  Los que son de Cristo en su venida:

No todos moriremos; pero todos seremos transformados, en un momento, en un abrir y cerrar de ojos, a la final trompeta, porque se tocará la trompeta, y los muertos serán resucitados incorruptibles y nosotros seremos transformados, pues es necesario que esto corruptible se vista de incorrupción y que esto mortal se vista de inmortalidad. 1ª Corintios 15:52;

El Señor mismo, con voz de mando, con voz de arcángel y con trompeta de Dios, descenderá del cielo. Entonces, los muertos en Cristo resucitarán primero. 1ª Tesalonicenses 4:16

Ø  La primera resurrección incluye los santos del A.T.

Muchos de los que duermen  en el polvo de la tierra 

serán despertados: unos para vida eterna,

otros para vergüenza y confusión perpetua. Daniel 12:2;

Ø  Los mártires de la gran tribulación:

Pero los otros muertos no volvieron a vivir hasta que se cumplieron mil años. Esta es la primera resurrección. Bienaventurado y santo el que tiene parte en la primera resurrección;  la segunda muerte no tiene poder sobre estos, sino que serán sacerdotes de Dios y de Cristo y reinarán con él mil años. Apocalipsis 20:6

Segunda resurrección

La resurrección de condenación o de los impíos:

Vi un gran trono blanco y al que estaba sentado en él, de delante del cual huyeron la tierra y el cielo y ningún lugar se halló ya para ellos. Y vi los muertos, grandes y pequeños, de pie ante Dios. Los libros fueron abiertos, y otro libro fue abierto, el cual es el libro de la vida.  Y fueron juzgados los muertos por las cosas que estaban escritas en los libros, según sus obras.  El mar entregó los muertos que había en él, y la muerte y el Hades  entregaron los muertos que había en ellos, y fueron juzgados cada uno según sus obras. Apocalipsis 20:11-13

CONCLUSIÓN

Para terminar podemos concluir, que la resurrección es un acto sobrenatural y potestativo de aquel que es autor de la vida, sabemos que Cristo ha sido las primicias de la resurrección, por cuanto venció la muerte resucitando al tercer día después de ser crucificado.

También podemos tener firme nuestra esperanza que nuestros hermanos que duermen en Cristo serán levantados en la primera resurrección, y aquellos que han muerto sin tener a Cristo en sus vidas sufrirán la penosa sentencia de ser parte de la segunda resurrección que no es para salvación sino para condenación.

 

BIBLIOGRAFÍA

Módulo para la materia DOCTRINA V ESCATOLOGÍA, Recopilado por el INSTITUTO BIBLICO PENTECOSTAL  Institución de formación Teológica Adscrita al ÁREA DE EDUCACIÓN TEOLÓGICA de la FUNDACION EDUCACION CRISTIANA PENTECOSTAL y la Iglesia Pentecostal Unida de Colombia, 2010

CURSO DE FORMACIÓN TEOLÓGICA EVANGÉLICA, TOMO 9 ESCATOLOGÍA II (Premilenial), Francisco Lacueva, CLIE, 1993

http://www.seminarioabierto.com/doctrina242.htm   Lewis Sperry Chafer       

TEOLOGÍA SISTEMÁTICA, Tomo 4, Escatología, J. Oliver Buswell, Jr. LOGOI, Inc., 2005  


 
 
Paz de Cristo!

ADONAY ROJAS ORTIZ
Pastor 
Iglesia Pentecostal Unida de Colombia 
Reuniones Martes, Jueves y Sábado 7 PM, Domingos 8 AM y 10 AM.
Calle 30 # 22 61, Cañaveral, Floridablanca.
http://adonayrojasortiz.blogspot.com/
 


Generalidades de la Escatología Bíblica

NO DEJE DE LEERLO